Tecolsof_Octubre

¿Por qué las empresas fracasan al intentar innovar?

El CIO de Banesco cuenta sus secretos para la innovación, ya que es un pilar primordial para seguir avanzando en el mercado sin quedarse rezagado.

La realidad es que esto viene ocurriendo desde hace algunos años y la mayoría de estas empresas que han respondido así, aún no han comenzado a tomar seriamente lo que conlleva construir la innovación.

Esto ha sucedido en múltiples ciclos en la historia, que han sido acumulativos a nuestros días, primero mejorando los ciclos de producción para producir más y en menor tiempo, luego para producir con mayor calidad, posteriormente el aumento en los niveles de atención al cliente, más recientemente la optimización de los procesos y la innovación.

En todos estos ciclos, las organizaciones han incluido estos puntos en sus agendas pero han tardado en promedio mucho tiempo en subirse a la ola y algunas inclusive no están al sol de hoy en ninguno de dichos ciclos.

Exactamente ocurre lo mismo con innovación, hay empresas que desde su nacimiento ya nacen innovadoras (Apple, Google, SalesForce, etc.), hay otras que nacen con un ciclo operacional tradicional y buscan transformarse en una empresa innovadora (Coca Cola, Best Buy, entre otras). Lo que marca la diferencia entre soñar y hacerlo realidad se basa en una planificación consciente y una ejecución real de la gestión de innovación.

A continuación enumeramos el top de los errores más comunes que cometen las organizaciones y por los cuales suelen fracasar:

1. Tienen innovación en la agenda, pero no la gestionan:
Muchas organizaciones fracasan porque tienen en sus agendas el tema de innovación pero siguen gestionando con los mismos procesos, los mismos indicadores, los mismos esquemas de cultura, las mismas herramientas, los mismos sistemas y por ende obtienen los mismos resultados no innovadores.

2. Confundir creatividad con innovación:
Algunas organizaciones intentan dar el salto haciendo un concurso de ideas, sin foco, abierto a todos los colaboradores y sin objetivos específicos y se frustran al darse cuenta que la cantidad y la calidad de las ideas que reciben es pobre y por ello, y si existieran algunas ideas de valor, su proceso de implementación sigue el curso tradicional, lo cual hace que las mismas tiendan a cero.

3. No construir cultura de innovación:
Las organizaciones están compuestas de personas, y por ende si estas no piensan, actúan y son innovadoras, la empresa probablemente tampoco lo sea. Cuando decidimos como ejecutivos que nuestra empresa se convierta en innovadora, el primer paso es comenzar a gestionar este cambio desde la base, creando un único idioma de innovación, capacitando a los colaboradores e identificando a aquellos que puedan replicar esta capacitación de forma proactiva. Asimismo, la capacitación y actuar innovador debe comenzar por los líderes de la empresa, que son los modelos que siguen los colaboradores.

4. No tener un pensamiento de “Fallar OK”’:
Las empresas que aceptan y celebran los fracasos tempranos generalmente logran implementar estructuras de innovación mucho más rápido y realmente eficientes. Aprenda a aceptar las fallas y a celebrarlas, fallar más rápido es más barato. Cambiar esta concepción es quizás uno de los pasos más importantes que podríamos lograr como organización, pero a la vez es el más difícil, bien lo mencionaba Edwin Arzt, CEO de P&G en 1994, “lo más difícil para una empresa es cambiar sus pensamientos”.

5. Pensar que innovar es costoso y requiere head-count:
Comenzar los pasos para convertir nuestra organización en innovadora no necesariamente involucra el aumento del head-count y no es necesariamente costoso a diferencia de lo que muchos CEO piensan, de hecho la mayoría de las organizaciones reportan ahorros y reducciones luego de implementar procesos de innovación.

Las organizaciones cometen el error de pensar en estos mitos y no se atreven a innovar, el resultado es que si nuestra empresa no innova, lo harán nuestros competidores, inclusive los de otro sector.

Fuente 

    Top