Tecolsof_Digital

Consecuencias del Mundo Digital Del Futuro

Mucho se comenta sobre el fantástico mundo de interacciones e inclusión social que la ‘Era Digital’ nos ofrece. Sin embargo, es poco lo que se escucha con respecto a los efectos que la utilización exagerada de la tecnología tiene sobre las nuevas y las futuras generaciones. Quizás existan consecuencias físicas y sociales, determinadas por la forma en la que consumimos y nos relacionamos con los diferentes tipos de tecnología disponibles.

1. La escritura se va a deteriorar y la comunicación tendrá nuevos códigos.

La comunicación cada vez es más rápida y más corta -siendo Twitter el ejemplo más claro de este escenario-. Esta situación tendrá un impacto en el largo plazo sobre el desarrollo de las lenguas que hablamos y los sistemas de lenguaje que guían nuestras interacciones y percepciones del mundo.

2. Los dedos y las manos van a adaptarse para manejar celulares y dispositivos.innovadoress

Desde los tiempos de los hombres cavernarios, el cuerpo humano ha experimentado evoluciones que buscaban mejorar la interacción con el ambiente que habitamos: menos pelos, más altura, oídos menores, entre otros. Pronto veremos dedos más pequeños y manos más hábiles para manejar los dispositivos. Ésto traerá casos de tendinitis más agudos y frecuentes.

3. Perderemos la sensibilidad del ‘tono’ del mensaje

Varios estudios comprueban que el 80% de la comunicación se produce de forma indirecta. Si la generaciones que vienen utilizan los medios digitales para comunicarse, las expresiones faciales, los gestos, los movimientos de los ojos y de las manos se van a perder y se tendrá una dificultad amplia para expresar y entender el tono exacto del mensajero. Las personas serán cada vez más directos y objetivas, se utilizará mucha más energía para entender el tono correcto de los mensajes que se reciban

4. Hay una contradicción entre la longitud de los mensajes que comunicamos y la cantidad de contenido disponible.

Hoy generamos más contenido en menor tiempo: en un solo día se produce más información de la que se producía en una década hace diez años. Quizás no haya ninguna contradicción: hay tanta información alrededor, que nos vemos en la necesidad de economizar las palabras para poder expresar, entender y digerirlo todo.

5. Muchos datos, pero análisis superficiales y escasos.

En las matemáticas y la estadística, cuanta más información haya disponible, más análisis y conclusiones podemos obtener. Sin embargo, a pesar de que hoy podemos acceder a una enorme variedad de datos, solo unos pocos saben analizarlos y valorarlos con profundidad: a diario vemos textos en periódicos y revistas y comentarios demasiado simplistas en las redes sociales, que no llegan a la esencia del tema: en parte por causa del espacio, cada vez más limitado, para exponer las ideas; en parte por el corto tiempo y la necesidad del consumo instantáneo de información y datos.

6. Multitasking: procesar más información en menos tiempo.

«Foco» es una palabra en desuso para la generación de los millenials (la ‘Generación Y‘). Estos jóvenes son capaces de ejecutar varias tareas de forma simultánea. Un ejemplo claro es la utilización de 3 o 4 pantallas al mismo tiempo: TV, laptop, smartphone. Las consecuencias de este multitasking al extremo están vinculadas al punto anterior: la superficialidad de la vida. La ejecución de múltiples tareas al mismo tiempo también puede generar ansiedad, un trastorno que tiene el potencial de generar efectos psicológicos en el largo plazo.

18042016tecolsof_redes7. Ojos y oídos con menos sensibilidad En la calle, en las oficinas, en los aeropuertos, en cualquier lugar, vemos cada vez más personas caminando con sus smartphones, mirando hacia abajo.

Estas personas no perciben qué pasa a su alrededor. Esto puede significar que van a desarrollar más sus otros sentidos, como la audición. Sin embargo, muchas veces los jóvenes caminan con audífonos en sus cabezas, lo cual dificulta que puedan escuchar los sonidos que los rodean. Además, dado que constantemente enfocan la mirada en una pantalla, los ojos posiblemente van a tener dificultades para mirar objetos que se encuentren lejos.

 

8. Estímulos virtuales van a perjudicar la dimensión de lo real.

Los escenarios virtuales cada vez son más parecidos a la realidad física en la que vivimos. Bajo esta perspectiva cabe preguntarse cual será la ventaja de arrojarse al ‘mundo real’ en el futuro. La oferta de pantallas de televisión cada vez más grandes y nítidas permiten que videojuegos como PES o FIFA imiten las jugadas y recreen a los jugadores de fútbol con tanta exactitud visual que para muchos puede ser preferible quedarse en casa, que salir a jugar fútbol con los amigos. Vivimos en una época de muchas ‘mudanzas’ y no tenemos todavía la capacidad suficiente para entender si éstas serán positivas o si tendrán un efecto negativo en el largo plazo. Creo que vale la pena que todos los que trabajamos en el digital, para el digital y dentro del digital, podamos dar un paso atrás y pensar primero en el impacto que cada innovación de nuestro medio puede tener sobre cada elemento que nos rodea.

Fuente

 

    Dejar un Comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Top